Maxifaldas.... ¿Posibles o imposibles?

Una de las tendencias de la primavera 2011 que viene pisando con más fuerza, son las maxifaldas: con vuelo, sin él, plisadas, coloristas, hippies, étnicas, estampadas... pero todas ellas con el denominador común del largo por debajo de la rodilla (como mínimo).
Sin embargo, contrariamente a lo que pudiera parecer, sigue siendo una de las prendas que más nos cuesta combinar. Por eso, para que no tengáis que renunciar ni a su funcionalidad ni a la comodidad, os enseñamos varias propuestas que pueden ayudaros a la hora de componer vuestros looks.



Estilismos desenfadados (de cara al verano) en los que la nota predominante es la combinación con camiseta de algodón y sandalias de tiras ( ya sean planas o de tacón). Al utilizar colores neutros podemos añadir complementos que le den el toque a nuestro look.
Para los outfits primaverales, sobre todo en aquellos sitios en los que casi no disfrutamos de ella, las combinaciones de maxifalda con botines, punto no demasiado grueso, camisa + chaleco serán las más apropiadas para poder lucir esta tendencia.

¿Aún sois de las que pensáis que esta prenda no es apta para ir al trabajo? Aqui vemos como es mucho más sencillo de lo que podríamos pensar. El bolso tipo maletín es todo un acierto.

Para acudir a un evento no tenemos porque renunciar a la comodidad en favor de la elegancia, ambas son totalmente compatibles. ¿La prueba? Podéis juzgar vosotras mismas.

 


  Y si somos abanderadas del "menos es más", nada mejor que dejar que la ausencia de detalles conviertan nuestro estilismo en absolutamente magnífico.



Son muchas las celebrities que ya han apostado por esta tendencia pero Olivia Palermo es la que consigue defenderla mucho mejor que ninguna.



Y vosotras ¿os atrevéis a hacer la apuesta? ¿Cómo la combinariáis?


Entrevista de trabajo.... el candidato ideal

En una entrevista de trabajo, son muchos los factores que influyen a la hora de convertirnos en la candidata ideal o no pero, sin duda alguna, nuestra apariencia puede ser la mejor carta de presentación ó, por el contrario, echarlo todo a perder. Asi que, como en muchas ocasiones, la primera impresión es la que cuenta ¿Qué os parecen unas cuantas recomendaciones?

Sobriedad: es importante. No obstante, no es conveniente pasarse porque podríamos resultar demasiado anodinas y, precisamente, el objetivo que perseguimos es que se fijen en nosotras y no el de pasar completamente desapercibidas. No se trata de arreglarse como si acudiéramos a una fiesta ni tampoco de vestirnos como cualquier otro día.


Colores: la tendencia es no hacer uso de colores demasiado llamativos, aunque es conveniente evitar el negro por dar quizás una imágen de excesiva seriedad e, incluso, autoritaria. Colores como el azul marino o el gris nos ayudarán a conseguir el efecto que perseguimos.


Decantarnos por tonalidades más claras nos hará proyectar transparencia, serenidad, relajación y positivismo (cualidades que, sin duda, nos interesa resaltar ante un entrevistador).


Complementos: zapatos de medio tacón en un material noble (como por ejemplo, la piel) y bolsos tipo "Tote" para transmitir una imágen lo más profesional posible. En cuanto a pulseras, anillos, pendientes, colgantes... no conviene abusar.

Prohibidos: escotes excesivamente pronunciados, transparencias, estampados demasiado llamativos, prendas muy cortas (minifaldas, shorts...) o demasiado informales (chanclas, tank tops...).


Atendiendo al tipo de empresa:


- Si la empresa es moderna y vanguardista - publicidad, marketing, relaciones públicas, moda, etc...- apostamos por combinaciones de pantalones tipo traje (se admiten baggies) o jeans con chaquetas de tweed, blazers de colores algo más atrevidos, camisetas originales... También incluimos la opción del vestido pero trataremos de no caer en la estridencia. Los bolsos/zapatos pueden ser llamativos si los combinamos adecuadamente con el resto de nuestro look.


Si por el contrario se trata de una empresa tradicional y clásica -Un banco, una oficina, un despacho de abogados etc... el traje de chaqueta es, sin duda, nuestro principal comodín. Indistintamente, podemos hacer uso del pantalón o la falda (en el caso de ésta última respetando siempre el largo por la rodilla). Lo combinaremos con blusas o camisas de colores neutros, zapatos y bolsos discretos. En cuanto a los complementos, elegiremos aquellos que sean elegantes y sencillos aportándonos un toque de distinción.


El 2011 puede ser el año en el que encontremos esa organización que encaje perfectamente con nuestro caracter, filosofía y forma de trabajar. Que se note desde que nos abran la puerta ¿No os parece?

Imágenes: Loveledzeppeling, Trendencias
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...