Tipos de rostro (2ª Parte)

¿Ya habéis determinado cuál es vuestro tipo de rostro? Perfecto. Ya estamos listas para aplicar las correcciones pertinentes a la hora de maquillarnos y lucir absolutamente impecables.
La técnica que voy a explicaros es la denominada del claroscuro, consistente en aplicar tonos claros para dar luz y elevar nuestras facciones y, oscuros, para dotarlas de profundidad. ¿Comenzamos?

Rostro Oval
No necesita corrección alguna, salvo, corregir el tono de la piel o el aspecto de cansacio. El fondo hemos de aplicarlo extendiéndolo en movimientos de alisado de centro del rostro hacia el exterior. A continuación, iluminaremos las zonas centrales y modelaremos los pómulos con colorete con movimientos desde el centro del pómulo hacia la sien.


Rostro Cuadrado
El objetivo que debemos perseguir es suavizar líneas y alargar el rostro. Por tanto, lo que se trata es de iluminar toda la zona central, intentando suavizar los maxilares con un par de tonos más oscuro que el aplicado como fondo. Debéis modelar los pómulos aplicando el rubor de forma ascendente para conseguir verticalidad.


Rostro Redondo
Hay que maquillarlo de forma que consigamos que parezca más alargado.Hay que oscurecer prácticamente todo el contorno del óvalo (difuminando bien) y marcar bien la zona de los pómulos y el rubor en forma ascendente hacia las sienes.


Rostro Triangular
Se debe utilizar la proporción existente entre la zona entre los ojos y la boca, y la zona de la frente, dándole amplitud a esta última mediante tonos claros y oscureciendo la zona de los maxilares mediante tonos oscuros. Asi, conseguimos proporcionar el equilibrio en el rostro.


Rostro Rectangular
Aqui lo que pretendemos es crear un efecto óptico que ensanche el rostro para equilibrarlo con su altura. Para esto, suavizaremos las líneas angulosas que posee, aplicando tonos de maquillaje más oscuros en la zona de nacimiento del pelo y las mandíbulas. El rubor y el modelado de los pómulos se tienen que aplicar horizontalmente.


Rostro Triangular Invertido
Uno de los objetivos es disimular la frente oscureciendo sus laterales y, resaltaremos el maxilar acalarándolo con un par de tonos menos de fondo.



Rostro Hexagonal
Se debe dar anchura a la frente y mandíbulas mediante tonos más claros y disimular los pómulos. El rubor ha de ser centrado y sin marcar en exceso porque, de esta forma, suavizará la prominencia de los pómulos tan característico de este tipo de rostro.


¿Qué os parece? ¿Lo intentamos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin tu comentario esto no sería lo mismo..... Gracias!!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...